lunes, 15 de junio de 2009

JESUS RAFAEL "PANTOÑO" ORONO


JESUS RAFAEL ORONO, mejor conocido en el argot boxístico como Rafael “Pantoño” Oronó, cuyo apodo proviene del pequeño pueblo Pantoño, ubicado en el estado sucre, donde nació el 30 de agosto de 1958.De origen humilde, al igual que muchos atletas venezolanos conoció lo duro de la pobreza vivida en nuestros pueblos apartados del poder central, prácticamente criado por su abuela, quien muy sutilmente llamaba “Maita”, recorriendo las calles para llevar el sustento diario con la venta de conservas de coco y de batata, por eso a muy temprana edad se radicó en la capital de la república huyendo de esta triste realidad.Nunca le apenó realizar ningún tipo de trabajo, por eso lavaba carros, cargaba bolsas en el marcado de San Martín, entre otras actividades. Su inclinación deportiva se manifiesta por la lucha olímpica, donde logra importante record, campeón interparroquial, distrital y sub. Campeón nacional. Fue en ese mismo escenario, donde conoció al destacado boxeador y entrenador Freddy “Cochocho” Rengifo, quien al observar que muchacho asimilaba la enseñanza lo incluyó en las competencias parroquiales y distritales, destacándose como un excelente peleador. Pantoño extraordinario peso mosca, empezó a destacarse luego de alcanzar el título nacional celebrado en San Cristóbal, Estado Táchira, realizando su primera incursión internacional en el año 1977, en el famoso torneo Giraldo Córdova Cardín, en la República de Cuba, en la que demostró ser un boxeador aguerrido, pues tuvo duros contrincantes, logrando obtener medalla de bronce, la cual lucía con mucho orgullo.De allí en adelante empezó a crecer, medallista de plata en el VIII Campeonato Centroamericano de boxeo amateur, en Ciudad
De Panamá. Medallista de Oro en los VIII Juegos Bolivarianos, en la Paz capital de Bolivia, octubre de 1977. Medallista de Plata en los torneos “Copa de los Reyes” en Bangkok, Tailandia y, en el “Cinturón de Oro” en Bucarest, en Rumania. Obtuvo medalla de oro en el torneo “Boxam 78” celebrada en Islas Canarias. Oronó se desquitó del yugo cubano en los VIII Juegos Centroamericano y del Caribe, cuando ganó en forma contundente al antillano Marcelino Perdomo, logrando medalla de oro.La necesidad de solventar su situación económica lo hizo saltar al boxeo profesional, pues la realidad era que los organismos estadales no cumplían con los pagos a tiempo.Ya en boxeo rentado es firmado por el promotor deportivo Rafito Cedeño, disputando luego de seis exitosas peleas, el título nacional en el peso gallo ante Edgar Román, a quien venció por la vía de las tarjetas, el 15 de septiembre de 1979. Gracias a que el CMB en su convención anual celebrada en Marrueco, anunciara la creación de una nueva categoría, en la cual los púgiles deberían pesar un máximo de 115 libras, es decir, 52 kilos 126 gramos, favoreció a nuestro compatriota quien tuvo que verse las caras con el surcoreano Seung Hoo Lee. El pleito se efectuó de 1º de febrero de 1980 en el Nuevo Circo de Caracas, y representó la gloria para Oronó al titularse campeón supermosca del CMB, primer monarca de la recién creada división.
La primera defensa se produjo el 14 de abril, en el Nuevo Circo, reteniendo el título ante el Argentino Ramón Balbino Soria por decisión de los jueces. La segunda fue el 28 de julio, en el mismo escenario, contra el norteamericano Willie Jenson, resultó empate. El 15 de septiembre, el Domo Bolivariano sería el escenario para confrontar por primera vez dos venezolanos el título mundial, Oronó y Jóvito Rengifo, la victoria fue para el campeón, y de esa forma salía airoso en su tercera defensa. La Plaza Monumental de San Cristóbal sería el escenario para su cuarta defensa contra el surcoreano Chul Ho Kim, campeón de su país y octavo en el ranking mundial de la CMB, quien arrebatara la corona en el noveno round. Las circunstancias de la vida le hizo entender que amigos sinceros hay muy pocos: “…cuando era campeón mundial tenía más amigo de la cuenta. Hoy sólo estoy con los míos, quienes de verdad me aprecian. Ahora quiero la oportunidad de desquitarme y demostrar que soy el monarca auténtico de la división”.Realizó doce peleas que lo volvió a colocar en las puertas de una nueva confrontación mundialista, la tan esperada revancha contra Ho Kim desde Seúl, Corea del Sur el 28 de noviembre de 1982, alcanzando por segunda vez el reinado de los supermosca, perdiéndola nuevamente contra el Tailandés Payao Pooltarat, en Pattaya, Tailandia; luego de haberla defendido en forma exitosa en cuatro oportunidades.
Cuatro actuaciones, de las cuales tres fueron ganadas por decisión y un empate le valió para enfrentar por el campeonato mundial gallo junior de la AMB al Tailandés Kaosay Galaxy, en Bangkok, Tailandia, el 17 de julio de 1985. Cinco asaltos fueron suficientes para que el asiático retuviera la faja.Realizó dos presentaciones más que le llevaron a determinar que su carrera había llegado a su fin y que su retiro era inminente.Así es la historia del primer campeón supermosca que tuvo Venezuela, el orgullo de “Maíta”, de su fiel y gran amigo “Cochocho” y del pueblo que lo vio nacer, Pantoño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada